Uncategorized

La Columna de la Independencia.


La columna de la Independencia de Celaya, monumento clave de la ciudad, no es una pieza más erigida para conmemorar un evento importante del país; ésta en particular, fue el primer monumento levantado en honor a la naciente patria en los albores de su historia. Además de lo anterior, la magnífica pieza es representativa del arte neoclásico, movimiento característico de finales del siglo XVIII y principios del XIX, emanado del pensamiento ilustrado que nació con las ideas liberales fundadas en la Independencia de los Estados Unidos (1775) y la Revolución Francesa (1789).
Su ilustre creador, principal exponente del arte neoclásico en México, era orgullosamente de origen celayense y fue conocido como el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras, aunque su carácter multifacético lo hizo incursionar en numerosas artes. En un principio la erigió en 1791 para honrar a Carlos IV (1748-1819) ―rey español de la dinastía borbónica quien fue reemplazado por José Bonaparte, hermano de Napoleón, durante las Guerras Napoleónicas en 1808. Sin embargo, tras la caída del Primer Imperio Mexicano en 1823, el Ayuntamiento de Celaya decidió conmemorar el movimiento independentista aunque éste aún no había sido decretado por el Congreso como fiesta Nacional. Para tal efecto, se comisionó al arquitecto Tresguerras para que modificara la columna que había construido, pero esta vez en honor de la Patria libre. El arquitecto celayense modificó la columna para conmemorar la Independencia Nacional.
Se encontraba en el centro de la Plaza Principal sobre una fuente y, sobre ella, un águila de cantera, con la cabeza volteada hacia atrás, apresando a una serpiente con las garras. Según el historiador Luis Velazco y Mendoza, Tresguerras mencionó que había colocado el águila de esa manera porque: «Pienso que el águila mexicana, símbolo de nuestra Independencia, no debe ver las barbaridades que cometen nuestros munícipes.» El elocuente arquitecto grabó ingeniosas inscripciones en cada uno de los cuatro lados de la base de la columna. Ingeniosas porque, sin importar por cual se comience a leer, la idea general se mantiene. Éstas dicen: «Erigió Celaya el año de 1823 segundo de su libertad. Estas armas blasón glorioso de la Patria. A la perpetua memoria de la Independencia. En testimonio de fidelidad y amor.»
En 1906, en conmemoración del Centenario de la independencia Nacional, la columna se trasladó del Jardín a la Calzada Independencia. Debido a que la escultura del águila, hecha de cantera, se encontraba en malas condiciones, se reemplazó por una de metal que puede ser apreciada hasta la actualidad. El trabajo de adecuación y la nueva águila que remató la columna fueron parte de los trabajos de J. Refugio Padilla. La base original de la columna, con guirnaldas en sus costados, permanece hasta la actualidad en su lugar inicial, debajo del kiosco de la Plaza de la Constitución.
La columna fue objeto de restauración en 1937 por la Junta de Administración Civil. En 1950, el Inspector de Jardines y Parques Públicos, realizó un arduo trabajo de mejoramiento de áreas públicas incluyendo la columna. En 1959, por orden del entonces presidente municipal, Jesús Gómez de la Cortina, se repuso la cantera de la escalinata y se agregó una placa en la base sur-este: Este monumento fue restaurado en su base por orden del presidente municipal, Jesús Gómez de la cortina. Celaya, Gto., Mayo de 1959. 2º Centenario del nacimiento de Francisco Eduardo Tresguerras.
Otra aportación importante para la columna fue en 1968 cuando se creó un sistema de alumbrado nocturno, y se abrió el Pasaje de Góngora para que el monumento pudiese ser admirado desde el Jardín Principal. Esto fue realizado para las “Olimpiadas de México 68” en un programa integral por mejorar la presentación de la Calzada Independencia. La columna no ha sido inmune al inclemente paso del tiempo; por ello, en 1970 fue necesario agregar anillos de acero en el fuste ya que el capitel y la escultura estaban en peligro de caer; de igual manera, en ese mismo año fue necesario pintar el águila. Finalmente, en la actualidad ha sido restaurada, limpiada y reemplazada algunas piezas de cantera para los festejos conmemorativos del Bicentenario de la Independencia Nacional. El día 16 de Septiembre de 2010, se develó una placa que da testimonio de la importancia de este monumento como primero en conmemorar el inicio del movimiento independentista.
La Columna de la Independencia es una pieza magnífica por su historia y factura. Representación detallada de un estilo artístico, obra de un célebre arquitecto y orgulloso primer monumento dedicado al inicio del movimiento independentista; es en la actualidad, una de las principales atracciones de la ciudad de Celaya.
El arquitecto Tresguerras ha sido reconocido como uno de los precursores y principales exponentes del neoclásico en el Bajío. Imprimió este estilo con gran maestría en todas sus numerosas obras. Su Columna de la Independencia de Celaya, ejemplifica perfectamente el pensamiento y las corrientes artísticas de la época, pero de igual manera, es un testigo mudo y perpetuo del devenir histórico de la Nación mexicana.
Área de Investigación.
Museo de Celaya, Historia Regional.